cuando la identidad de marca es el CEO mismo.

JLA

Hay una nota que se publicó hace días que fue “la nota de la semana” en temas de tecnología y negocios, me refiero a la anunciada alianza entre IBM y Apple, prácticamente no hay medio que no ha hablado de ello y más cuando el simple anuncio de algo que “aún no es” mera expectativa, genera riqueza (ambas empresas aumentaron su valor de mercado en casi 2%).

En esta ocasión yo quiero utilizar la nota para citar dos implicaciones que me parecen relevantes.

la miopía del marketing.

jas

En esta ocasión quisiera compartirles cómo es que las empresas que nos dedicamos a ofrecer servicios, en este caso muy particular de Diverza, de servicio intangible, es indispensable entender las necesidades reales de los clientes, mientras hay empresas que se pueden enfocar en el producto, nuestra labor es resolver necesidades y brindar soluciones a la medida para nuestros clientes, porque hoy es factura y nómina electrónica pero quizá mañana sea otro servicio.

trabajo en equipo y el mito del CEO solitario.

JLA

Es bastante frecuente escuchar en el mundo de los negocios que el puesto de CEO o Director General es el puesto más solitario del mundo, es parte de infinidad de citas, y eso nos lleva a pensar casi en automático a que “aislarse” es parte de la esencia misma de los que ocupan ese ansiado puesto… y la verdad es que no, aunque lo curioso es que no sólo miembros de la Generación X lo creen así, tal parece que incluso algunos miembros de la Generación Y así operan… ya sea por convicción o por su personalidad.

claroscuros de la agenda digital nacional.

JLA

Sin el ánimo de “politizar el tema”, como suelen decir los políticos cuando le quieren sacar la vuelta a las explicaciones que son necesarias, el tema de hoy tiene que ver con los resultados de un estudio llevado a cabo por la ONU en materia de Gobierno Electrónico, el estudio se concluyó desde enero pasado, pero se publicó apenas hace unos días y pues con respecto a México la nota no es nada halagadora.

“salario emocional”… el impacto de decir gracias.

JLA

En materia de recursos humanos, tanto para los especialistas como para los que no lo somos, hay un debate que parece casi cíclico —porque se repite de tanto en tanto— es un tema del cual se escribe con bastante frecuencia: ¿cuál es la mejor manera de compensar a un empleado?.

El único punto de acuerdo en ese debate, al parecer, es que no hay fórmula perfecta y que mientras mayor sea la mezcla generacional en el entorno laboral —Generación X y Millennials principalmente— más complejo terminará siendo el modelo de compensaciones que una organización necesite para atraer, retener y motivar a su personal.